Lapso

Lapso: El origen

No pocas veces nos encontramos reviviendo situaciones del pasado que nuestra memoria caprichosa ha decidido adornar con nuevos elementos. A mí, al menos, me pasa. Y según he leído, es algo normal porque nuestra manera de recordar implica en cierto modo reinventar.

Lapso es uno de esos casos. Poco a poco he ido recordando, con mayor o menor fortuna, muchos de los episodios que nos han traído hoy aquí. Conviene recordar que la parte esencial de esa historia eres tú, quien me lee, ya que eres el motivo de que exista el libro y esta página. Dicho en corto, hay muchos detalles que he olvidado, y los que recuerdo son poco fiables, pero creo que pueden ser interesantes para quien tenga algo más de curiosidad antes de leer el libro, o después de haberlo hecho.

Una de las pocas certezas que tengo es que llevo años trabajando en este proyecto. La otra es que todo ha cambiado radicalmente desde que empecé allá por 2006. Nunca fui muy proclive a publicar, aunque el tiempo me fue curando esa manía. Me di cuenta de que un libro le daba un sentido completo a un conjunto de textos dispersos, y era una manera muy hermosa de encontrarme con los lectores. La decisión estaba tomada: quería publicar un libro aprovechando una primigenia colección titulada Breves relatos fantásticos que había iniciado años atrás y que no concluiré nunca. El problema era dónde, cómo. Las editoriales de siempre no me atraían por muy diversos motivos: ausencia en la toma de decisiones y en el proceso editorial; necesidad en muchos casos de enviar manuscritos por correo ordinario y esperar una respuesta durante meses; ganancias escasas y abundantes obligaciones por mi parte; y sobre todo, el copyright. No hay nada que me provoque más rechazo que someter de una manera tan absurda a mis lectores. Esto fue motivo suficiente para decidir que publicaría en otros medios que me ofrecieran una mayor libertad en lo relativo a la licencia de la obra. Por aquel entonces ya empezaba a sonar con fuerza Lulu.com, la primera plataforma de autopublicación que conocí. Tenía varios ingredientes esenciales: impresión bajo demanda a precios razonables (altos pero razonables), envíos internacionales y posibilidad de licenciar con Creative Commons. Así que me lancé a crear la primera portada de Lapso, casi idéntica a la actual, a reunir los relatos y a maquetar el libro.

La primera versión de Lapso fue un desastre. Lo digo en un párrafo aparte y en negritas porque merece la pena destacarlo. Por citar algunos errores, había corregido los relatos de manera deficiente, no por faltas de ortografía pero sí porque no estaban pulidos por completo. Tampoco había realizado la mejor selección posible, lo que provocó, entre otras cosas, que el volumen fuera delgado hasta el ridículo. La elección de la tipografía y otras consideraciones de estilo terminaron por arruinar una buena idea. Ignoro si han mejorado, pero la factura del libro realizado por Lulu.com no era decente (en aquel momento fui mucho más indulgente). Una portada brillante que retenía cada huella dactilar que la rozaba, y un papel blanco y finísimo, desaconsejaban la lectura del libro. No obstante, tuve algunas ventas más de las que esperaba y por las que ahora pido mis más sinceras disculpas. El libro electrónico no era más que un PDF, pero al menos podía decir que tenía una versión digital.

Una vez más, el tiempo puso las cosas en su sitio, y tras haber estado aparcado algunos años, volví a resucitar el proyecto a través de Bubok. La producción del libro tenía más calidad, aunque la portada seguía siendo mediocre, tanto por el brillo excesivo como por una desviación de tonos que convirtió en sepia una imagen en blanco y negro. Pude escoger el papel en color ahuesado y realicé muchas mejoras con respecto a la primera edición. Aquí es donde empiezan las lagunas, porque no tengo ni idea de por qué pasé el proyecto a borrador. Puedo imaginarme que las ventas no eran parar tirar cohetes, pero el libro se quedó parado hasta que, hace unos meses, decidí resucitarlo de una vez por todas.

Y aquí estamos por fin. Han sido meses de trabajo duro y aprendizaje en los que he tenido, directa o indirectamente, el apoyo de Isa, que desde que nos conocimos ha estado a mi lado en todas mis aventuras literarias. El resultado es un libro al que le tengo aún más cariño que antes. Como no soy capaz de leer el futuro, no sé si esta vez voy a conseguir que el libro sea un éxito, pero sí que voy a ponerle muchas ganas y todo el conocimiento adquirido a lo largo de estos años. Hay muchas diferencias desde la primera versión, y me gustaría hacerlas notar:

  1. Ya no apostaré en exclusiva por un solo canal, sino por todos los que me ofrezcan una calidad aceptable: Amazon, SmashBooks, Lektu…
  2. He ampliado el número de relatos, llegando hasta las 150 páginas totales en la versión impresa. Es cierto que la idea original de Lapso giraba en torno a la brevedad, pero dudo que el lector prefiera 60 páginas a 150.
  3. La selección de los relatos ha sido mucho más rigurosa.
  4. He extremado las precauciones en la corrección, aplicando una serie de procedimientos metódicos que me han permitido pulir el texto, el estilo y otros aspectos.
  5. He modificado algunos detalles de la portada para hacerla más atractiva, y he ampliado la descripción de la contraportada.
  6. La calidad del libro impreso es de otra dimensión. Sin ser una edición de lujo, lo que ofrece Amazon es una pieza que uno agradece en muchos sentidos. La calidad de la portada, el papel y la encuadernación están muy por encima de mis experiencias anteriores.
  7. El libro electrónico es de verdad. Un ePub con modificaciones a nivel de código HTML para que sea más ligero, compatible y accesible. Espero haberlo conseguido.

El libro, por supuesto, sigue siendo libre en todos los sentidos (licenciado bajo Creative Commons y sin DRM). Pero los dos cambios fundamentales del proyecto son los que menos relación directa tienen con el libro:

  1. El primero de ellos es que el 90% de los beneficios de este proyecto serán destinados a proyectos educativos.
  2. El segundo, que iré liberando frases de algunos relatos en forma de artículos muy ponibles y regalables a través de mi tienda online.

Así que si todavía no has leído Lapso, recuerda que puedes hacerlo a partir de 0,99€. De paso, estarás colaborando a que tengamos una sociedad más formada, más culta y con más oportunidades. Si te animas a leerlo, déjame un comentario en Amazon, en Facebook o en Twitter.

Muchas gracias por tu visita.